Rosario Gómez

Cuando Rosario Gómez habla sobre sus años de docencia en la Universidad del Pacífico, una sonrisa calmada crece en su rostro como una señal de orgullo por su trabajo. El suyo es uno de esos casos en los que el profesor se identifica con el alumno pues estuvo en el mismo lugar que él y, por ello, tiene una experiencia valiosa que contar. Ésta se inicia cuando Rosario elige estudiar Economía en la Universidad y luego tiene momentos determinantes: una etapa como asistente de investigación del profesor Héctor Maletta (quien creó el Programa Taller de Desarrollo Económico y Social), su posterior incorporación oficial al Centro de Investigación (CIUP) y cuando se convierte en docente en 1985.

El programa que diseñó el profesor Maletta quedaría en manos de Rosario cuando él volvió a Buenos Aires. Desde ahí, más de 25 años de docencia y cientos de estudiantes a su cargo nos muestran a una mujer entusiasta, que cada semestre vuelve a las aulas para preparar a universitarios con vocación de servicio en un mundo laboral sumamente cambiante.
En esa larga carrera docente, sólo en octubre de 2009 dejó de enseñar en la Universidad: fue convocada por Antonio Brack al sector público, donde asumió el cargo de viceministra de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente. Rosario describe aquella etapa como muy valiosa. Era una de las primeras oportunidades en las que el Perú veía el componente ambiental como un tema estratégico en el impulso del desarrollo sostenido, algo que siempre intentó promover entre sus alumnos. “El conocimiento de la sencillez de nuestro país puede ser una muy buena estrategia para impactar a los estudiantes y generar vocación de servicio”, afirma Rosario.

Esta motivación es muy clara en ella y se traslada al área de investigación en el campo de la economía relacionada al medio ambiente y los recursos naturales. Rosario es una especialista en el tema: estudió una maestría en Economía Agrícola en la Universidad de Illinois, en Estados Unidos. Asegura que sus logros profesionales son gracias a su esposo y a sus tres hijos, una familia comprensiva que es el balance exacto de un vida profesional privilegiada, y en la que muy pronto será abuela.

Hoy, luego de haber sido consultora de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), entre otras experiencias, está convencida de que el líder es la persona responsable que tiene la capacidad de entender al otro y, en ese sentido, posee la capacidad de vislumbrar un mejor futuro y trazar una ruta razonable para incorporar a los diferentes actores en ese camino. Este concepto enmarca definitivamente parte fundamental del mensaje que siempre transmite a sus alumnos: sólo comprendiendo a los demás, se puede lograr el bien común.

Deja un comentario