René Gallardo

René Gallardo recuerda su época universitaria como una etapa trascendental en su vida. Los valores y formación que adquirió durante sus cinco años de estudio lo marcaron a tal punto que hasta el día de hoy recuerda su código de estudiante: 90110315. “La línea ética que he seguido a lo largo de mi carrera la aprendí en la Universidad del Pacífico y también el hecho de exigirme cada día más. Desde los primeros años supe desenvolverme en situaciones de presión y eso siempre fue valioso para mí”, confiesa.

René recuerda con nostalgia el primer empleo que obtuvo tras acabar la Universidad. Por entonces ingresó a una empresa dedicada a elaborar productos farmacéuticos que era dirigida por su familia. Estuvo en el área de ventas, dada su especialización en marketing. “Empecé literalmente desde abajo. Salía con los vendedores a la calle e ingresaba al área de despacho de mercadería para saber cómo se movía el negocio. Con el pasar del tiempo fui aprendiendo muchas cosas”.

Poco a poco dominó cada una de sus funciones y fue promovido a Gerente de Comercialización y experimentó por primera vez la labor que cumple la cabeza de un grupo humano. “Bajo mi dirección tenía a personas que me doblaban la edad y que tenían más experiencia, pero con esfuerzo me gané su respeto”. Los números lo dicen todo: durante su gestión, la empresa pasó de vender US$ 400 mil por año a US$ 4 millones, motivo suficiente para que otra compañía decidiera adquirirla.

En ese momento, René decidió buscar un nuevo camino en la empresa privada. IBM, una de las compañías de tecnología más grandes del mundo, lo contrató en el 2004 como desarrollador de negocios y después pasó a ser gerente de cuenta de la Industria del Gobierno. En aquellos cargos demostró sus habilidades y competencias. A tal punto que actualmente es Gerente General de Motorola Solutions para Perú y Bolivia.

Todos estos años le han permitido entender que en una compañía lo más sencillo son los negocios y lo más complicado, las relaciones entre las personas. “El recurso humano es complejo. Puede haber, entre otras cosas, desconfianza, celos, suspicacia. La labor de un líder es lograr que el grupo humano dirija sus objetivos en la misma dirección que lo hace la empresa”.

Como Gerente General de Motorola Solutions para Perú y Bolivia, debe viajar constantemente con el propósito de sostener reuniones con autoridades de todo rango. Aún así, dice no haber perdido la humildad y aconseja a los jóvenes a no hacerlo. “Uno debe ir paso a paso y no saltarse las etapas de crecimiento profesional. Si la intención es conseguir un mejor puesto dentro de la empresa, el único camino es el trabajo constante. Gracias a la perseverancia y el esfuerzo es que la cabeza de un grupo humano logra sumar voluntades en dirección de un mismo objetivo”.

Deja un comentario