Juan Lesevic

Un líder puede tener muchas facetas. Desde confiar en sí mismo y desarrollar el talento de los demás, hasta buscar retos extraordinarios y saber trabajar en conjunto. “Hay que tener la habilidad de buscar el desafío correcto para cada persona”, afirma Juan Lesevic, luego de concluir que un líder tiene que luchar siempre por sacar lo mejor de su equipo.

En su caso, fueron diversos factores los que guiaron su camino hacia el liderazgo. La Universidad del Pacífico le dio la base teórica y los conocimientos para una buena formación profesional y personal. Recuerda claramente las enseñanzas de profesores como Alfonso Brazzini, Mile Cacic y Folke Kafka.

Un hecho que en cierto modo definió su carrera fue cuando tuvo que crear una empresa para obtener el bachillerato. Su promoción fue la primera en cumplir este requisito y esa experiencia fue muy importante para él, pues lo introdujo en la exigencia real del mundo de los negocios cuando todavía era estudiante. Desde el primer momento se dio cuenta de que su formación académica se enriquecía con lo que aprendía en el campo.

En la actualidad, Juan lleva ya 16 años en Belcorp, donde ha tenido como ejemplo a  líderes natos. Trabajar ahí implica para él cumplir con tres requisitos fundamentales: pasión, compromiso y orgullo. Cuando llegó a la compañía solo tenían a Perú, Colombia y Chile como mercados. Ahora están en 16 países. En ese crecimiento fue parte importante, liderando el proyecto de ingreso de la empresa a Bolivia en 1999 y afrontando los retos que tuvo en los diversos cargos que ocupó en todos estos años.

Hoy, a cargo del proyecto OSCAR (Optimización Sostenible de Costos Aumentando la Rentabilidad) ‒que tiene como meta ahorrar cien millones de dólares en tres años para la empresa‒, percibe que se están dando muchos cambios positivos en el Perú. Nuevas industrias se están abriendo y hay muchas más oportunidades para los jóvenes.

“Uno aprende todo el tiempo algo de la gente”, afirma. Esa ha sido la regla que Juan ha cultivado como líder y ser humano durante las últimas décadas: siempre tratar de rescatar y asimilar lo más valioso de cada persona.

Deja un comentario