Guillermo Ferreyros

Entre 1982 y 1987, tiempo que duraron sus estudios en la Universidad del Pacífico, lo que más impactó a Guillermo Ferreyros fue lo bien preparada que salió su promoción. No solo por la educación integral y sólida que recibieron, sino también por la admirable capacidad de sus profesores para estimular el liderazgo y la esperanza en un país que atravesaba por una situación de extrema violencia. Ser universitario por aquel entonces significaba toparse con la adversidad y la incertidumbre a diario.

Gracias a esa formación –que combinaba maestros, valores, niveles de inspiración– tuvo luego un paso exitoso por IBM y, cuando fue aceptado en la Universidad de Harvard para seguir un postgrado, no tuvo mayor inconveniente para integrarse académicamente, más allá de la ansiedad inicial ante un nuevo reto. “Me preguntaba cómo iba a hacer para enfrentarme a todos esos monstruos, pero la verdad es que no pasé ningún problema”, recuerda Guillermo, actual Director General de Maple Energy, empresa líder en la industria de la energía que, entre otras actividades, realiza exploración y producción de petróleo crudo y gas natural.

Los conocimientos adquiridos en su vida universitaria le sirven a cada momento. Manejar el estrés, priorizar las tareas a cumplir, así como encontrar las claves indicadas para resolver problemas, son algunos de los beneficios que trascendieron las aulas. Además, aquellos conocimientos tienen que ver con una educación profesional, pero también con una formación como persona. “Siempre consideré muy importante la formación moral que recibí, y que hoy en día es fundamental para los negocios”, confiesa.

Teniendo en cuenta este último punto, no sorprende que Guillermo haya preferido regresar al Perú y no quedarse en Estados Unidos. Así siente que contribuye con el avance del país y que transmite valores de liderazgo a las personas que trabajan con él. “Dios nos pone en un lugar por alguna razón. En la Universidad del Pacífico me enseñaron a buscar la excelencia y quiero aplicar en mi trabajo lo que hasta ahora he aprendido”.

Acerca de las cualidades que debe tener todo líder responsable, Guillermo no duda en destacar el compañerismo, la capacidad para escuchar y el don de inculcar en los demás la pasión por el trabajo. Pasión que no puede estar divorciada de la transparencia, quizá la base principal para todo liderazgo: “Uno debe buscar en sí mismo lo que quisiera ver en un líder. La sinceridad, por ejemplo, es muy importante”.

Deja un comentario