Gerardo Aste

Desde que salió de las aulas del colegio, Gerardo Aste supo que estudiaría en la Universidad del Pacífico. La eligió por dos razones: la buena reputación que tenían sus egresados y la presencia jesuita desde sus inicios, la cual era garantía de una buena formación académica. “Soy de las primeras promociones de economistas. Estudié de 1968 a 1971”, cuenta Gerardo, quien hasta el año pasado se desempeñó como Ecónomo General de la Compañía de Jesús. Es decir, era el responsable global de los asuntos económicos y financieros de los jesuitas, quienes están presentes en más de 100 países. Un cargo tan importante que lo llevó a vivir en Roma por un largo periodo.

Gerardo asegura que la excelente educación escolar que tuvo le permitió afrontar con éxito cada una de las materias en la Universidad. En lugar de resaltar la enseñanza de algún profesor en particular, destaca a todos. “Cuando realicé una maestría me di cuenta de que el nivel de la Universidad del Pacífico me había preparado para muchos retos”. Su formación tuvo una sólida base técnica emparentada íntimamente con muchos valores.

Luego de graduarse a inicios de la década del 70, decidió especializarse. Entonces estudió una Maestría en Economía en Texas A&M y un Magíster en Instituciones Financieras en ESAN. Con esos conocimientos empezó su vida laboral como Gerente Financiero en una compañía textil del Perú. Luego viajó a Estados Unidos para trabajar en una empresa petrolera durante dos años. Luego de ese periplo en Norteamérica, en 1978 tomó una decisión trascendental para su vida: ingresar a la Compañía de Jesús. “Fue mi modo de agradecerle a Dios todo lo que me había dado”. Allí inició un proceso de formación que lo llevó a obtener un doctorado en Teología. En la década del 90 fue destacado a Jaén, donde realizó trabajos pastorales por varios años. A partir de 1996 asumió el cargo de Ecónomo (Administrador Provincial) de los jesuitas del Perú, labor que cumplió destacadamente por cuatro años.

En el 2000 viajó a la casa central de los jesuitas, en Roma. Gerardo asumió, entonces, el puesto de Asistente del Economato General para los países de habla castellana, italiana y portuguesa. Luego fue promovido al cargo de Ecónomo General: “La complejidad de mi labor se centraba básicamente en la diversidad de culturas e idiomas involucradas. Al tener un buen equipo de trabajo, sin embargo, todo se hacía más sencillo”.

Hoy, Gerardo ha vuelto al país para asumir por segunda vez el puesto de Ecónomo de los jesuitas en el Perú y también para ser Director del Centro de Espiritualidad. Cuatro décadas después de haber salido de la Universidad del Pacífico, considera que la exigencia de ésta influyó siempre en su trabajo, así como la escala de valores a la que estuvo expuesto constantemente. Por ello, suele aconsejar a los jóvenes que cada una de las acciones y decisiones que sigan en su vida estén orientadas siempre por la honestidad. “A una persona correcta siempre le va bien. Esa es una verdad irrefutable”.

3 Comentarios

  1. Mercedes Rocca says:

    Un sacerdote de primera, siempre dispuesto a cooperar con todos, su homilías son totalmente didácticas,brillantes, es por eso que cuando celebra la Eucaristía , la Iglesia de Nuestra Señora de Fatima se llena totalmente. Estupendo escritor.

    Buen amigo siempre dispuesto a ayudar a todo el que recurre a él. Como economista debe ser de primera para ser el ecónomo de los jesuitas del mundo.

    Dejó puestos importantes para irse a Jaen, a trabajar con los más olvidados. eso ya nos puede dar una idea del estupendo sacerdote que es. Que Dios siempre lo colme de su Amor y Gracia como decía San Ignacio.

  2. Jacovelin Morales says:

    Saludos y bendiciones me gustaría poder contactar al Padre soy de Venezuela.

  3. Gustavo Maldonado says:

    Buenos días

    Quiero contactar al padre estoy en un momento muy difícil

Deja un comentario