Diego de la Torre de la Piedra

Una idea central ha estado presente en todo momento a lo largo de la carrera profesional de Diego de la Torre. Él la resume así: “No todas las motivaciones para hacer una empresa son económicas. Hay factores mucho más importantes. El sentido de la trascendencia es, al final, el que te diferencia del resto”. Según Diego, los cursos de humanidades de la UP son los que más le ayudaron como empresario, porque le enseñaron a llegar no sólo con la mente a las personas, sino también con el corazón.

La Viga, su empresa, nació cuando aún estudiaba Administración en la UP. Tuvo su germen en la lectura de tres libros. Uno de Hernando de Soto, “El Otro Sendero”, que hizo que Diego descubriera intelectualmente el sector informal y dio pie a que calculara la primera cuantificación seria del peso económico de dicho sector en el país. Y dos textos obligatorios del curso de sociología de Marcos Cueto: el informe final del “Proyecto Perú- Cornell”, que describía los retos y problemas de un proceso de occidentalización de una comunidad campesina peruana en la zona de Vicos (Ancash) en la década del cincuenta, que le reveló lo que no debe hacerse cuando queremos integrar a la modernidad a culturas tradicionales; y “El Mundo Primitivo y sus Transformaciones”, del antropólogo norteamericano Robert Redfield, un libro crucial para comprender los procesos de evolución cultural y el eterno debate barbarie-civilización.

“Esas tres lecturas me ayudaron a entender muchas cosas. Sobre todo en ese momento: yo practicaba en una fábrica de cemento y me di cuenta de que no existía un canal de distribución de los materiales que usaban para la autoconstrucción los migrantes provincianos que venían a la costa y edificaban sus casas (el 60% de la actividad en Perú en 1986)”, cuenta Diego, quien luego utilizaría los insights de ambas investigaciones y crearía la compañía, que justamente conecta económica, cultural y emocionalmente con el inmigrante provinciano en Lima. Es decir, es una aplicación práctica de cómo integrar a toda esa población en la economía global.

Desde sus años universitarios valoró que la UP tuviera un enfoque analítico muy importante, al que se sumaba la enseñanza de cursos de sociología, lengua y filosofía de altísimo nivel, y una influencia jesuita que se manifestaba en la enseñanza de la generación de riqueza como una herramienta: el objetivo de una empresa no es ganar dinero; es servir a la sociedad. “Hacer dinero es una herramienta para lograr eso. Uno debe ser eficiente para ser un buen empleador y al mismo tiempo tener los excedentes suficientes para impactar positivamente en una sociedad como la peruana, en donde hay tanta asimetría y pobreza”, afirma.

Por eso hizo La Viga, que empezó en un local de 50 metros cuadrados y hoy da trabajo a más de 250 personas. Además Diego es Presidente del Directorio de Quikrete Peru S.A; Aleteia Capital y Director de Nuevas Inversiones, del Pacto Mundial de Naciones Unidas en el Perú y de la Red de Inversionistas Ángeles Invertir Perú (con varios egresados de la UP) en la que los miembros acompañan financieramente y aportan su red de contactos y experiencias a empresarios que recién empiezan. También ha sido profesor de la Universidad del Pacífico durante 14 años.

“Hace 10 años escribí un artículo que decía que el empresario del futuro sería una mezcla entre Bill Gates y la Madre Teresa. Al final ha resultado no ser una idea tan loca”, dice Diego y luego menciona al cofundador de Microsoft, quien dedica todo su tiempo a reequilibrar oportunidades en salud y educación en las regiones menos favorecidas a través de su Fundación. “Llega un momento en que el dinero es como el azúcar. Necesitas suficiente para endulzarte, pero si tienes mucho puedes llegar a no comértelo. ¿Por qué no poner esa masa monetaria a trabajar para crear empresas y ayudar? Es fundamental generar círculos virtuosos. Ese es el gran objetivo”.

7 Comentarios

  1. Angelica Vega Gutiérrez says:

    Ser empresario exitoso no sólo es un gran reto, es un continuo aprendizaje que involucra conocimientos, práctica continua y el elemento que hace realidad el éxito y excelencia es ejercer una mayordomia en su organizacióm, ejerciendo un liderazgo creando procesos de aprendizaje.

    Crear empresa es para recrear lo conocido,desarrollar aptitudes conceptuales, de comunicación, facilitar la reflexión tanto de los valores personales como oganizacionales, es apreciar a otros, a sus ideas y productos.

    Recordemos que ayudar es el lado soleado del control.

  2. betty pinas says:

    Al leer la critica a Vallejo en El Comercio queria ubicarte como Mr Taik o Mr Weiss del Tungsteno, pero veo que eres mas como uno de los hermanos Marino pero con un toque de conciencia social.

  3. miguel otiniano torres says:

    Estimado Diego : soy un vendedor de arte (alguna vez en el pasado un cliente me denominó Marchand) que desea vender una obra al óleo de Macedonio de la Torre. El sr. Eduardo Wuffarden que es la persona ideal para autentificar obras de diversos autores peruanos se inhibe de hacerlo en el caso de Macedonio.
    El certificado es imprescindible para poder vender, y en ese propósito he buscado a Jorge Villacorta, através del artista plástico Carlos Runcie Tanaka. Hoy me ha contestado que se comunicó con Jorge, con quien son amigos, y Jorge le dijo que lo mejor era que me comunicara contigo, por ser el nieto de Macedonio.
    Al buscar en Internet encontré este espacio, un poco atrasado, pero lo uso pues hasta este instante no he encontrado ningún otro.
    Sabrás que todas aquellas obras de Macedonio que no tengan certificado se encuentran imposibilitadas de ser vendidas, pues los clientes lo requieren, ya que han habido en el pasado muchas falsificaciones. Y ya que el Sr. Wuffarden no puede hace falta alguien que llene ese vacío. Si tú quisieras darte un tiempito tu aporte permitiría que las cosas fluyen en este aspecto artístico.
    He leído algo de tu desarrollo empresarial y tus logros. De repente puedes, como decimos en criollo, bajar al llano, y podamos conocernos y ver que hay mas alla de las apariencias.
    Me llamo Miguel Otiniano Torres, soy habitante del distrito de La Perla-Callao y me apasiona el arte y me gusta el lenguaje q

  4. miguel otiniano torres says:

    Estimado Diego : soy un vendedor de arte (alguna vez en el pasado un cliente me denominó Marchand) que desea vender una obra al óleo de Macedonio de la Torre. El sr. Eduardo Wuffarden que es la persona ideal para autentificar obras de diversos autores peruanos se inhibe de hacerlo en el caso de Macedonio.
    El certificado es imprescindible para poder vender, y en ese propósito he buscado a Jorge Villacorta, através del artista plástico Carlos Runcie Tanaka. Hoy me ha contestado que se comunicó con Jorge, con quien son amigos, y Jorge le dijo que lo mejor era que me comunicara contigo, por ser el nieto de Macedonio.
    Al buscar en Internet encontré este espacio, un poco atrasado, pero lo uso pues hasta este instante no he encontrado ningún otro.
    Sabrás que todas aquellas obras de Macedonio que no tengan certificado se encuentran imposibilitadas de ser vendidas, pues los clientes lo requieren, ya que han habido en el pasado muchas falsificaciones. Y ya que el Sr. Wuffarden no puede hace falta alguien que llene ese vacío. Si tú quisieras darte un tiempito tu aporte permitiría que las cosas fluyen en este aspecto artístico.
    He leído algo de tu desarrollo empresarial y tus logros. De repente puedes, como decimos en criollo, bajar al llano, y podamos conocernos y ver que hay mas alla de las apariencias.
    Me llamo Miguel Otiniano Torres, soy habitante del distrito de La Perla-Callao y me apasiona el arte y me gusta el lenguaje claro, que una a las personas.
    En casa tengo el tlf 465 5686 y el cel 954 475 768.
    Mi labor tiene que ver con mantenimiento de obras, restauraciones, cambio de bastidores y marcos así como la venta de cuadros o esculturas desde los niveles de reproducción hasta las obras de artistas nuestros renombrados. Tal vez mi equipo y yo podamos serte útil algunas veces.

    GRACIAS Y BENDICIONES,
    Miguel

  5. Alan Donald says:

    Apreciado Diego,
    Voy a Lima en Septiembre y me encantaría reunirme contigo para discutir una oportunidad de negocios. Pero perdí tu información de contacto, estoy tratando de reubicarte. Quizás me puedes contactar?
    Alan Donald
    Alan@alandonald.com

  6. ALEXANDER says:

    Estimado diego,

    Que tanto conoces del clima laboral que existe a la actualidad en tu empresa LA VIGA S.A.

Deja un comentario