Colomba De La Piedra

Vivió toda su etapa escolar en Chiclayo, de donde proviene su familia paterna. Antes de terminar el colegio, empezó a investigar qué profesiones le eran más afines y cuáles eran las mejores universidades. La hermana mayor de una de sus mejores amigas estaba estudiando en la Pacífico, y es así como llegó a la que sería su alma máter. Al no estar del todo segura de qué carrera seguir, optó por Administración.

“Yo venía de Chiclayo y el concepto de universidad chica me encantó. Creo que le saqué el jugo porque si bien es superexigente, te da la opción de hacer muchas cosas: hice voluntariado, me metí al centro de estudiantes viendo cosas de responsabilidad social, pero también me quedaba hasta las últimas en las fiesta (risas). Eso me permitió, sin descuidar la parte académica, hacer un sinnúmero de cosas asociadas que te van marcando los intereses”.

Fue en este proceso de descubrimiento personal que se inscribió en el programa de intercambio estudiantil de la Universidad de Upsala (Suecia). “Busqué ir a un país totalmente distinto, quería casi que un choque cultural. Me fui de intercambio con la que ahora es mi compañera de depa, y tenía dos objetivos: reforzar mis conocimientos de inglés —así que los cursos debían ser en inglés— y que fuera una universidad bastante internacional”.

La elección no pudo ser mejor, pues la institución le ofreció una experiencia lo más diversa posible. Tanto así que a su amiga y a ella las enviaron a vivir a edificios distintos, no tenían cursos juntas ni contacto con hispanohablantes.

“Creo que Administración es una carrera linda en el sentido que te permite descubrir en el proceso qué es lo que te apasiona. Esa era otra pieza clave para mí: yo tengo que trabajar en algo que me apasiona”. Y lo encontró. Gracias a los cursos que llevó en Suecia descubrió que su pasión estaba en el marketing.

En el 2008, mientras realizaba sus prácticas en Procter & Gamble, un ex compañero de la UP la convocó a Lan.com, un área en ese momento bastante pequeña en comparación a lo que es hoy. Y aceptó.

Tras dos años en las oficinas peruanas de Lan.com viendo temas de la web, experiencia del usuario, marketing digital, mailing, publicidad en medios digitales y buscadores, se le presentó la oportunidad de irse a vivir a Chile. Partió a fines del 2010, con 24 años de edad.

“Me fui al Centro de Excelencia a ver cómo hacían las cosas de marketing digital. Aprendí muchísimo”. Pero poco más de un año después, sintió que necesitaba un cambio, pues llevaba ya tres y medio como analista. Su ex jefe en Lan Perú le propuso regresar como jefa de marketing digital. “Estuve un tiempo cortito en ese puesto, luego pasé a jefa de Lan.com y este año he asumido como subgerente de Lan.com de e-business”. Hoy Colomba está a cargo de un equipo de diez personas y gestiona tanto los canales de marketing digital como Lan.com.

“Todos los cambios que he tenido han estado siempre vinculados al comercio electrónico y al marketing digital. Me encanta el tema. Tengo la camiseta del sector bien puesta. Creo que es algo que va a desarrollarse mucho y que en el Perú tiene un potencial enorme. Lo rico es que no hay reglas escritas, y es justamente por los líderes que ha habido en esta empresa, que han sabido pensar fuera de la caja, que Lan.com es hoy lo que es como portal. No ha habido una receta de éxito, sino esas ganas y ese hambre por probar y equivocarte. Ese ‘bichito‘ innovador, pero siendo capaz de corregir el timón rápido, es lo que te lleva a tu hacer tu propia receta de éxito”.

Colomba asocia esa forma de enfrentarse a la vida y a los retos con su paso por la Pacífico. “A mí la universidad me enseñó a ser innovadora y flexible, lo que te hace ser capaz de reconocer las oportunidades. Además, me enseñó a ser muy estratégica, porque no todos los medios son para todas las marcas; no todas las olas de novedades van a hacer buen match con lo que tú eres o lo que tú representas, y tienes que ser estratégica también para reconocer esa innovación y capitalizarla según tus objetivos”.

Preguntamos si acaso está pensando estudiar una maestría. “Creo que, dado que he crecido rápido, es algo que tendré que decidir el próximo año. Como dirían mis amigos economistas, tengo que plantearme cuál es el costo de oportunidad de tomar un camino u otro”(risas).

Durante su primera entrevista de trabajo en Lan.com, ella recuerda haber comentado que, considerando que venía del sector de consumo masivo, un entorno muy cambiante y exigente, ella solo pidió no aburrirse. “Han pasado ya seis años y te puedo decir que no me he aburrido un solo día. Mi día a día es divertidamente caótico”, concluye.

1 Comentario

  1. NP says:

    Interesante

Deja un comentario