Álvaro Henzler Vernal

“Cuando estudiaba en la UP había profesores que me decían que yo no era un economista open mind sino un economista over mind, ya que aplicaba la economía en sectores que eran poco tradicionales. No podía evitarlo. En mi caso, la carrera no definió necesariamente mi vida, sino que me dio una estructura mental para pensarla. Hoy trabajo en educación pero siempre como economista”, dice Álvaro Henzler, quien se graduó de la UP en el primer puesto de su promoción y fue premio Robert Maes en el 2005.

Álvaro siempre supo que a través de su trabajo quería contribuir a “aumentar la satisfacción de las personas”. Pero también que era un apasionado de la enseñanza. Llegado el momento, no dudó en cambiar su maestría en la Universidad de Harvard por Enseña Perú, un proyecto de vida que involucra a los colegios de las zonas más degradadas del territorio nacional con un doble objetivo: mejorar la formación académica de miles de niños (los alumnos) y formar un nuevo movimiento de jóvenes líderes dispuestos a trabajar por el país (los profesores). Una fórmula perfecta que en apenas tres años de vida ha tenido impacto en más de 8 mil niños y jóvenes de las zonas más desfavorecidas del país.

La decisión no fue fortuita, pero sí formó parte de una suerte de revelación que Álvaro experimentó en el 2008, durante los meses que convivió con diferentes comunidades rurales de Cuzco y Puno. Aquella realidad ya la conocía, aunque sólo en cifras. Antes de las elecciones presidenciales del 2006, colaboró en la organización de “La educación que queremos para el siglo XXI”, un evento de la Universidad del Pacífico que instó a los candidatos presidenciales a poner sobre la mesa sus propuestas en la materia.

Álvaro también pasó dos años en Washington, en donde fue asesor del embajador de Perú y ex rector de la UP, Felipe Ortiz de Zevallos, en los que vivió muy de cerca la implementación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Perú y Estados Unidos. “Una gran política pública al servicio de mucha gente. Pero yo quería ver los rostros de todas esas personas a las que iba a beneficiar. Ponerles nombre y apellido”.

Supo que tenía que hacer algo para revertir esa situación. Por eso cuando recibió un mail de Javier Navarro y de Daniela Raffo (egresada de Administración de la UP) en el que se le proponía implementar en Perú el modelo de la Red Global de Educación Teach for All, presente en más de 20 países de los cinco continentes, no lo dudo. “Era un trabajo que implicaba estar muy pegado a las comunidades y que además generaba un impacto a nivel de política pública. La combinación perfecta. Me enamoré de la idea”, confiesa.

Álvaro es una persona carismática que ríe todo el tiempo. Tiene las cosas muy claras. Y cree firmemente en la importancia de desarrollar jóvenes líderes. Durante sus años en la Universidad del Pacífico fue Presidente del Centro de Estudiantes y Director Ejecutivo del Grupo Convergencia, un proyecto interdisciplinario integrado por alumnos de universidades públicas y privadas  que busca que sus miembros sean agentes de cambio de la sociedad. Algo que fomenta a través del debate y el intercambio de ideas en diferentes espacios de discusión siempre apolíticos. Reconoce que hizo todas esas cosas gracias al ambiente que vivió durante aquellos años.

Enseña Perú se ha propuesto beneficiar a 450 mil estudiantes y tener cerca de 2 mil líderes (profesores) para el 2021. “La Universidad del Pacífico no sólo da una formación académica de primera. También brinda lo que ninguna otra: autonomía. Te da liderazgo desde el principio. Y eso es muy bueno, porque finalmente el talento es una combinación de experiencias, tolerancia y excelencia académica”, asegura este economista que, para muchos, es atípico, pero que está generando desarrollo en el país desde un campo fundamental: la educación.

4 Comentarios

  1. Excelente labor social y cultural . Éxitos

  2. JUAN SANTA MARIA says:

    La semilla ya esta sembrada, ahora nos toca regárla y mantener la labor emprendida para que en poco tiempo se sientan los resultados y que nuestros gobernantes, gobernadores, políticos y publico en general ayuden a esta gran empresa que es la educación.
    Felicitaciones Alvaro y muchos éxitos.

  3. Marlies Alicia Cueva Urra says:

    Estimado Alvaro:

    Definitivamente esta es la ruta a seguir para desterrar la pobreza de nuestros pueblos: LA EDUCACIÓN.

    Saludos desde Trujillo-Perú

  4. Ricardo Olivos Henzler says:

    Definitivamente es un gran proyecto pues es guiado con responsabilidad y por un bien invaluable…LA EDUCACIÓN Y LA CULTURA.

Deja un comentario